jueves, 22 de febrero de 2024
Etiquetas Entradas etiquetadas por "pernoctaciones extrahoteleras"

pernoctaciones extrahoteleras

camping-bayona-playa

camping-serra-pradesA pesar de la incertidumbre de estas primeras semanas del año marcadas por la variante ómnicron, que volvió a golpear al turismo español justo cuando empezaba a coger impulso, el sector del camping vivió un 2021 mejor que otros subsectores turísticos. Es cierto que aún falta un largo camino para recuperar los niveles registrados antes de que el estallido de la pandemia, sobre todo porque faltan clientes extranjeros, pero el lado positivo es que el cliente nacional aumentó en un 14% respecto a 2019.

Y es que, según los datos oficiales del INE en 2021, los campings recibieron en 2021 a 7,6 millones de viajeros (un 68% más que en 2020 y un 7,5% menos que en 2019), y de ellos, el 81% son españoles (un total de 6,2 millones de viajeros frente a los 5,5 millones de españoles que visitaron los campings en 2019). El camping se convierte así en la opción extrahotelera con más viajeros de 2021 por delante de los apartamentos turísticos. En número de pernoctaciones, los campings registraron 35 millones de pernoctaciones en 2021 (un 62% más que en 2020 y un 13% menos que en 2019). y de ellas, el 70% las realizaron clientes nacionales y el 30% extranjeros.

En cuanto al cliente extranjero, Francia ha sido el principal emisor de viajeros (25%) seguido de Holanda (23%) y Alemania (21%). Un dato importante es el brusco descenso de británicos en estos dos años de pandemia, ya que el mercado emisor británico era uno de los principales clientes antes de la pandemia.

Según Ana Beriain, presidenta de la Federación Española de Campings (FEEC), “este año confiamos en recuperar del todo al cliente extranjero ya que es muy importante para nuestro sector ayudando a la desestacionalización. Además, creemos que el cliente nacional seguirá aumentando y nos consolidará una vez más como la principal oferta de alojamiento extrahotelera de España”

camping-el-astral

camping-el-astralEl turismo nacional ha impulsado la recuperación de los establecimientos extrahoteleros (apartamentos, campings, casas rurales y albergues) este verano, y ha permitido a estos alojamientos mejorar sus cifras respecto al año pasado y ir acercándose paulatinamente a los datos previos a la crisis sanitaria. Según datos de la Federación Española de Campings (FEEC), sus establecimientos registraron una ocupación media en julio y agosto de un 80% igualando los niveles prepandemia, cifras similares a las que reflejan los establecimientos de la Confederación de Campings del Mediterráneo (integrada por las asociaciones de Girona, Tarragona, Lleida, Castellón, Valencia, Alicante y los Campings de Montaña). Ha sido un verano de implicación máxima y trabajo para todos los equipos de los distintos campings, pero el esfuerzo ha merecido la pena.

Estos buenos resultados han sido gracias al comportamiento del turista nacional que ha suplido con creces la falta de clientes extranjeros. El Instituto Nacional de Estadística (INE) destaca también los excelentes resultados del sector durante el pasado mes de julio tanto en viajeros como en pernoctaciones.

El excelente comportamiento del turismo nacional, que ha convertido el camping -y concretamente los ubicados en el área mediterránea- en uno de los destinos vacacionales predilectos de cientos de miles de familias españolas, ha permitido subsanar en parte la ausencia del cliente europeo. La ocupación de julio, agosto y septiembre, que a falta de cifras oficiales se situará en una media del 80%, permite encarar el otoño “con buenas perspectivas gracias al cliente de proximidad y la esperada llegada del senior europeo si la situación sanitaria no empeora y la climatología acompaña”, señala la presidenta de Campings del Mediterráneo, Ángels Ferré.

Después de muchos meses de pandemia con ocupación bajo mínimos y sin clientes extranjeros, el campista nacional ha mostrado su total confianza en el sector, convirtiéndolo en la opción elegida por millones de familias de todo el país.

“Ha sido una temporada extremadamente difícil, una montaña rusa que ha puesto a prueba la capacidad de nuestras empresas: empezó muy bien con los puentes de Semana Santa y San Juan, pero julio no cumplió las expectativas por el efecto de la quinta ola… Afortunadamente la situación sanitaria nos ha permitido un buen agosto con el cliente nacional, y esperamos ir recuperando el internacional este otoño”, describe Àngels Ferré.

Es cierto que este año la presencia de turistas extranjeros ha sido de apenas un 10%, y se ha concentrado básicamente en establecimientos de la costa mediterránea. De hecho, los campings de Girona empezaron a recibir clientes holandeses a mediados de julio), pero en esa zona de la Costa Brava (según datos de la Confederación de Campings del Meditarráneo) bajo el impulso de establecimientos de primer nivel como La Ballena Alegre o Las Dunas; la Costa Daurada, con referentes como el Sangulí o Playa Mont-roig; y la Costa Blanca, liderada por el grupo Alannia y La Marina Resorts, han vuelto a dar muestras este verano de su fortaleza como destinos de camping, al encabezar los rankings tanto de pernoctaciones como de ocupación. Los campings del interior, de menor tamaño y rodeados de naturaleza, han vivido los últimos meses con ocupaciones de récord ante la fuerte demanda de lugares poco masificados.

En la provincia de Tarragona las ocupaciones de verano han sido buenas, tanto en costa como en el interior, sobre todo el mes de agosto y, además del público nacional, también contaron con muchos franceses.
En Andalucía los resultados han sido incluso mejores que la media nacional, con un porcentaje de ocupación del 89,9%, según datos de la Federación Andaluza de Campings, que indica que se aprecia poco a poco cómo los extranjeros van volviendo. Además, el porcentaje de clientes primerizos (los que van de camping por primera vez en su vida) ha alcanzado el 20,1% y la estancia media ha sido de 4,5 noches (en 2020 solo era de 2,5). El gasto medio por persona ha subido en Andalucía un 6,8% (había sufrido una bajada del 26,9% el año pasado y el grado de satisfacción de los campings ha sido de un 8,2 sobre 10).

Para la presidenta de la FEEC, Ana Beriain, “los datos de este verano suponen un enorme apoyo de millones de familias hacia un sector que lo ha pasado francamente mal durante buena parte de la pandemia. Ahora nos preocupa el bajón que podemos sufrir durante el otoño e invierno, temporada baja para el turista nacional pero alta para el campista extranjero. El sector no puede sobrevivir exclusivamente con 2 meses de trabajo durante el verano por lo que necesitamos ahora recuperar la normalidad con los turistas extranjeros”.