camping-el-astralEl turismo nacional ha impulsado la recuperación de los establecimientos extrahoteleros (apartamentos, campings, casas rurales y albergues) este verano, y ha permitido a estos alojamientos mejorar sus cifras respecto al año pasado y ir acercándose paulatinamente a los datos previos a la crisis sanitaria. Según datos de la Federación Española de Campings (FEEC), sus establecimientos registraron una ocupación media en julio y agosto de un 80% igualando los niveles prepandemia, cifras similares a las que reflejan los establecimientos de la Confederación de Campings del Mediterráneo. Ha sido un verano de implicación máxima y trabajo para todos los equipos de los distintos campings, pero el esfuerzo ha merecido la pena.

Estos buenos resultados han sido gracias al comportamiento del turista nacional que ha suplido con creces la falta de clientes extranjeros. El Instituto Nacional de Estadística (INE) destaca también los excelentes resultados del sector durante el pasado mes de julio tanto en viajeros como en pernoctaciones.

Después de muchos meses de pandemia con ocupación bajo mínimos y sin clientes extranjeros, el campista nacional ha mostrado su total confianza en el sector, convirtiéndolo en la opción elegida por millones de familias de todo el país. Y si ya el mes de julio fue bueno, con un 70% de ocupación ( sobre todo en la segunda quinena, con un 39,55% más de viajeros que en 2020 y un 4,69% superior a 2019 y con unas pernoctaciones  superiores en un 45,2% a las de 2020 pero sin llegar al nivel de 2019 con un -8,64%), a falta de los datos de los últimos días, parece que el mes de agosto ha sido extraordinario, con docenas de establecimientos llenos por completo durante las tres primeras semanas, alcanzado una ocupación media nacional del 90%.

Es cierto que este año la presencia de turistas extranjeros ha sido de apenas un 10%, y se ha concentrado básicamente en establecimientos de la costa mediterránea (los campings de Girona empezaron a recibir clientes holandeses a mediados de julio).

En la provincia de Tarragona las ocupaciones de verano han sido buenas, tanto en costa como en el interior, sobre todo el mes de agosto y, además del público nacional, también contaron con muchos franceses.

A falta de recibir los datos del INE de agosto, por zonas turísticas, la Costa Brava fue el destino preferido con 1,3 millones de pernoctaciones, mientras que la Costa Blanca (Alicante) presentó el mayor grado de ocupación, el 70,7%.

Y las expectativas apuntan a que la temporada se puede alargar gracias al turismo de proximidad y se espera un buen mes de septiembre, aunque dependerá de la climatología.

Para la presidenta de la FEEC, Ana Beriain, “los datos de este verano suponen un enorme apoyo de millones de familias hacia un sector que lo ha pasado francamente mal durante buena parte de la pandemia. Ahora nos preocupa el bajón que podemos sufrir durante el otoño e invierno, temporada baja para el turista nacional pero alta para el campista extranjero. El sector no puede sobrevivir exclusivamente con 2 meses de trabajo durante el verano por lo que necesitamos ahora recuperar la normalidad con los turistas extranjeros”.

Image Credits: Campingred El Astral