sábado, 13 de agosto de 2022
Etiquetas Entradas etiquetadas por "empresarias de camping"

empresarias de camping

Es la mayor de tres hermanos, aunque los juegos de infancia los compartió solamente con su hermana Eva, ya que el Benjamín de la familia, Fernando, nació cuando ella cursaba ya segundo de carrera. Un retoño que llegó tardío pero dispuesto a inundar de energía, alegría y pasión por el futbol a una familia de pioneros del camping en la Costa del Azahar. En este Día Internacional de la Mujer nuestra protagonista es Vanesa Fenollosa, cogestora de Bravoplaya Camping-Resort (antes Torre La Sal 2). Una entusiasta de la vida que derrama energía por doquier y que vive cada día como fuese parte de un eterno verano que exprimir al máximo.

-Háblame de tus estudios y de tus inicios en el mundo laboral

-Estudié en el colegio Nuestra Sra. de La Consolación de Castellón desde los 3 años hasta terminar el bachillerato. Después me licencié en ADEM en la Universitat Jaume I (UJI). Yo fue la segunda promoción de una universidad que ahora es enorme y con una oferta de carreras muy amplia pero entonces no lo era tanto y me decidí por esa carrera porque no me quería ir de Castellón (amigas, familia…). Al terminar la carrera me fui a Vancouver a estudiar un curso de Inglés, desde mitad de septiembre hasta mayo volviendo a casa por Navidad. Entonces no teníamos móvil ni Internet, y todas las semanas enviaba una postal graciosa a mi hermano pequeñito,  y con mi hermana y mi prima Carola nos enviábamos cartas y faxes… mi ilusión era siempre el regreso a casa, aunque conocí a personas muy bonitas.

-La familia siempre ha sido muy importante para ti…

-Muchísimo. De hecho, cuando mis padres discutían, rompía todos mis planes, me quedaba en casa e intentaba que hicieran las paces. Y cuando volví de Vancouver empecé a trabajar ya de continuo en el camping con mi padre y mi hermana y hasta hoy. Conocí a Javi, mi compañero de vida a los 28 años, un 22 de diciembre del 2002, el día de la lotería y desde hace 11 años también es compañero de trabajo, y con el que tengo dos hijos preciosos: Eloy, de 12 años, y Lola, de 10 años. Me siento muy feliz y afortunada de mi familia.

-Y no eres segunda, sino tercera generación de una familia de empresarios de camping propietaria de varios negocios en Ribera de Cabanes, es decir, llevas el camping en las venas desde la cuna, ¿no?

-Bueno, si hablamos de propiedad mis hermanos y yo somos tercera generación,  pero en lo práctico somos la segunda. Mi abuelo Alfredo, el padre de mi padre, super trabajador y emprendedor, además de ser funcionario y gerente de la fábrica de gorras de sus padres, era muy aficionado al camping y compró una finca junto al mar, donde no había nada y creó el Camping Torre La Sal en 1972. Sus hijos ya eran mayores, y en 1978, cuando se separó de mi abuela, tuvieron que desaparecer de la gestión, de la que se hizo cargo mi padre en comunidad de bienes con sus hermanos, y enseguida le apasionó esta función. Entonces yo tenía 3 años y mi hermana uno, y siempre hemos estado a las faldas de nuestros padres en el negocio (al principio las de mi madre que también trabajaba en el camping, en el restaurante, en el supermercado, después en la lavandería). Tanto en las temporadas en que vivíamos en el camping como en las que no, pasábamos el día entero allí.

-Pero creo que después esa comunidad de bienes se empezó a deshacer…

-Sí. Mi padre se convirtió en un gran animador turístico y llevó el Torre La Sal al éxito. Primero se abría a partir de Semana Santa hasta octubre, y poco después lo abrió todo el año. Él se desvivía por hacer disfrutar a sus clientes y eso le motivaba repartir beneficios a sus hermanos como medio para sentirse valorado por ellos, sin embargo, pronto llegaron los celos, la desconfianza, y en 1988 sus mismos hermanos echaron a mi padre, que cayó en una fuerte depresión. Ahora, desde la distancia, pienso que fue lo mejor que nos pudo pasar, pero en ese momento fu duro. No es fácil para una adolescente de 12 años ver llorar a su padre y no entender el por qué. Por su cuenta y trabajando todavía en el Torre La Sal,  mis padres compraron una finca en la que hicieron una plaza de toros para disfrute de los campistas del Torre La Sal, y después hicieron una discoteca con plaza de toros y después un camping de jóvenes con discoteca y plaza de toros, el camping Torsal, y después, al dejar el Torre La Sal en 1989, mi padre cogió la gestión del Camping Didota, también obra de mi abuelo posterior a su separación.

-¿Y de ahí al Bravoplaya?

-Pocos años después mi abuelo hizo reparto. A mi padre le adjudico una calle (la 800) del antiguo Torre La  Sal con salida al mar, y la zona de arriba, con 4 calles, que son ahora las más estrechas. Mi padre lo llamo Torre La Sal’2 por darle continuidad a lo logrado en el Torre La Sal. Todo lo que iban ganando mis padres lo fueron reinvirtiendo en más servicios e instalaciones y con las ampliaciones juntaron los campings Torre la Sal 2 y Torsal, convirtiéndose todo en Torre La Sal’2 (ahora Bravoplaya).

vanesa y eva torre la sal 2-¿Y tú tenías claro desde niña que querías dedicarte al negocio?

-Desde pequeñas mi hermana y yo hemos vivido el camping con todos sus líos y movidas, lo hemos disfrutado y hemos trabajado desde los 14 años en recepción al lado de nuestros padres, después en administración,  preparando cartelería, actualizando informáticamente la gestión, ampliando la animación…Pero siempre aprendiendo como unas trabajadoras más (mis padres siempre nos han inculcado la humildad como valor fundamental). Aún así, y aunque me encanta, yo nunca había pensado en trabajar en el camping. Siempre he visto el sacrificio de mis padres, no teníamos verano o vacaciones en familia, mi madre estaba muy sola, se percibía mucho estrés, nosotras no íbamos a festivales de música, ni fiestas, ni hacíamos planes con amigas más allá del camping… Por eso, en principio no me motivaba a trabajar en el camping…

eva y vanesa-fenollosa-Pero tras tu formación apuestas en firme por el negocio familiar y hoy eres la cara visible en la dirección. ¿Ha delegado totalmente tu padre en ti?

-Mi hermana y yo somos ahora las administradoras en igualdad de condiciones, mi padre ha delegado en las dos. Eva tiene unas funciones y yo otras: de la publicidad, marketing, animación… me encargo yo, por eso, en ese aspecto, soy más visible. Mi hermana es la encargada de las reservas, del pago a proveedores (y para ese segmento la visible es ella….) Y el encargado de todo lo relativo a mantenimiento es Javi (mi pareja) que, además de la atención al cliente, ha estado trabajando junto a mi padre desde que empezó y le ha transmitido su saber… ¡aunque mi padre todavía sigue viniendo todos los días al camping! Es su hobby y sigue aportando sabiduría. Hace un par de años se incorporó nuestro hermano Fer, que ha sido un disfrutón del camping en potencia, y además de estar aprendiendo mucho,  tiene mucho que aportar.

eva y vanesa -¿Se hace sencillo o complicado trabajar tan de cerca con la familia?

-Somos un equipo y todo lo decidimos conjuntamente, y si es mi asunto me apoyo mucho en mi hermana, trabajamos codo con codo, así que esto facilita mucho nuestro trabajo. A veces también saltan las chipas, pero son las menos, estamos acostumbradas a trabajar con tensión. Mi padre siempre ha sido un nervio, y nosotras siempre hemos estado a su lado.

-Y dado que tu pareja también trabaja en el negocio, ¿eres capaz de desconectar o separar vida familiar y laboral?

A veces cuesta… Las riñas fuertes que hemos tenido Javi y yo han sido consecuencia del trabajo, no desconectamos ni en vacaciones… Todos vivimos en el camping en verano, no juntos, pero revueltos y, gracias a mi super madre y abuela, ha sido y es más fácil conciliar la maternidad con el trabajo, ella es nuestro pilar, el equilibrio.

vanesa y lola-¿Qué es lo más difícil de gestionar un negocio turístico de las dimensiones de Bravoplaya en una zona de la costa mediterránea?

-Estar en primera línea de playa es un privilegio, pero lo más difícil es y sigue siendo soportar la urbanización en la que estamos inmersos desde el 2005 (el PAI urbanístico de Torre La Sal).

-Una de las diferencias del camping respecto a otros alojamientos turísticos (hoteles, apartamentos…) es el trato personalizado y muy cercano al cliente, ¿te gusta esta faceta en tu trabajo?

-Lo más bonito del camping es el trato, la cercanía, queremos mucho a nuestros clientes, y este sentimiento de amor y agradecimiento lo hemos inculcado también con nuestro ejemplo a nuestros trabajadores, son todos maravillosos y todos tratan al cliente con el cariño que se merece.

-Cliente nacional o extranjero, de verano o de temporada baja, ¿con qué te quedas?

-Todos los clientes son estupendos, tanto nuestros jubilados de otoño/invierno (la mayoría de larga estancia, que buscan el calor y la alegría) como nuestras familias preciosas con sus peques y pandillas de jóvenes y abueletes, que vienen cada año y también los clientes nuevos a los que hay que conquistar… . no sabría decidir… ¡me quedo con todos!

-Cambiando de tercio… ¿qué significa para ti el Día Internacional de la Mujer? ¿crees que es necesario reivindicar y seguir celebrando un día así?

-Para mi es un día muy importante y siempre se tiene que celebrar, pero ojalá que no se tuviera que reivindicar. La mujer para mi es un ser increíble, su potencial no tiene final, admiro a la mujer, inteligente, estudiosa, trabajadora, ama de casa, madre sacrificada, educadora, cuidadora…, sin embargo, todavía hay muchos hombres que no nos respetan y abusan de nosotras y lo que es peor, mujeres que atacan o desprecian a otras mujeres, casi siempre por envidia. Todavía hay mucho por hacer, ¡ojalá las mujeres estuviéramos más unidas y nos defendiéramos más, seriamos indestructibles!

-¿Y cuál crees que es el mayor reto de ser mujer en estos tiempos?

-El mayor reto sigue siendo la conciliación madre, mujer trabajadora y ama de casa. Aunque cada vez el hombre colabora más, todavía queda mucho por hacer. Y creo que la educación es fundamental, nosotras estamos educadas en una sociedad machista, las mayoría de nuestras madres son o han sido machistas, nosotras ahora tenemos el deber de cambiar eso con la educación a nuestros hijos, apoyada también en los colegios.

vanesa bravoplayaVanesa Fenollosa de cerca:

  • Una canción: Turnedo, de Ivan Ferreiro
  • Una estación del año: verano
  • Una afición: la música
  • Un momento de tu vida: el momento de ser madre
  • Un lugar para vivir: Castellón
  • Un propósito pendiente de cumplir: mejorar mi nivel de inglés
  • Un deseo para este año: que el 2022 este lleno de celebraciones, viajes, conciertos y muchos abrazos

 

Yolanda-Alzu

Yolanda-AlzuMuy abierta, cariñosa, y abierta a nuevas culturas (aunque a priori parece un tanto tímida), nuestra protagonista de hoy no nació en un camping ni es de origen asturiano, como muchos colegas del sector puedan pensar. La socia fundadora y gestora del agroturismo Amaido (camping rural, casona, restaurante, cultivos agrícolas, granja y pomaradas de manzanos), Yolanda Alzu, nació en Madrid. Sus padres, de orígenes navarros y catalanes residían entonces en Oviedo por motivos familiares, pero cuando se acercaban las fechas del nacimiento de sus hijos, se iban a Madrid, donde vivían los abuelos de Yolanda.

Ella es la mayor de cuatro hermanos y se crió en Oviedo, donde estudió Magisterio en la especialidad de Ciencias Naturales. Su aspecto físico y su atuendo habitual la delatan como amante del deporte. De hecho, mientras vivía en Oviedo pertenecía al grupo de montaña Auseva, con los que se inició en la montaña, la espeleología y la escalada, y con los que sigue manteniendo relación y una salida anual al monte Auseva (aunque últimamente ha cambiado la montaña por el agua, donde disfruta siendo una más en los entrenamientos con su hija en El Club Remeros del Eo en Vegadeo).

yolanda-alzu-¿Cómo llegaste de Oviedo y del ámbito del magisterio al occidente de Asturias y a un camping?

-Al acabar la carrera, con 21 años recién cumplidos, tuve la oportunidad de presentarme a una prueba, para maestra para la Escuela Taller Sestelo en Castropol en la Comarca Oscos Eo. Y lo que supuso un contrato inicial de seis meses, fue mi destino para acabar en San Tirso de Abres, con una empresa y una familia que cuenta con tres hijos (de 14, 16 y 18 años).

-Es decir, tu entrada en el mundo del camping viene de tu vinculación con esa escuela-taller.

-Sí, aunque el título de campista ya lo tenía. La escuela-taller, entre los módulos que enseñaba, tenía el de agricultura, y una de las labores era intentar que los alumnos se integraran en el mundo laboral. Se había intentado gestionar alguna finca con el ayuntamiento de Castropol, pero a través de la gerencia Osco-Eo y del Plan de Dinamización Rural de la Comarca Osco-Eo, se nos planteó una finca en la localidad de San Tirso de Abres para la explotación de invernaderos y cultivos al aire libre y una granja escuela.

-Y te sumaste al proyecto…

-Claro. De ese proyecto inicial, y teniendo en cuenta mi juventud, las ganas de trabajar y salir hacia adelante, me apunté al proyecto orientando mi experiencia a la Granja Escuela. Al poco tiempo se empezó otro proyecto de granja-escuela en Castropol, con lo que el nuestro se cayó y acabó en un camping, y metida como estaba ya en el proyecto, y como el mundo del camping me gustaba, seguí adelante hasta hoy.

yolanda-alzu-¿Y cómo ha cambiado Amaido desde ese 1994 hasta ahora?

– Amaido, ha ido evolucionando constantemente por varios motivos: de los siete socios que éramos inicialmente, se fueron marchando paulatinamente varios, hasta que quedamos dos, que se puede decir que fuimos los que levantamos Amaido, y finalmente, en el año 2010, quedamos la familia: Carlos y yo y nuestros tres hijos, que colaboran con nosotros en el día a día.

En un inicio la parte agrícola era el peso de Amaido, y con el tiempo el camping es el motor (tanto de Amaido como de San Tirso de Abres) y la parte agrícola de granja la hemos diversificado, integrándola dentro del proyecto turístico, para nuestro propio consumo, al ecoturismo, donde los clientes pueden interactuar con el medio.

-¿Qué es, para ti, un camping rural?

-Hoy se habla de camping rural, pero en mis inicios esa palabra solo se vinculaba a casas. En Asturias el inicio de casa rural nació como un complemento a una actividad agrícola. Pero con el éxito y las subvenciones se empezaron a crear casas que no coincidían con la idea inicial.

Camping Amaido no era una casa, pero sí tenía la idea inicial con que fue concebida estaba dentro de una explotación agrícola y hacíamos participes a nuestros clientes de reivindicar los valores del campo y conocer cómo las cosas tienen otra dimensión en el medio rural….

Es decir, todo esto que hoy en día se define como ecoturismo, es lo que durante toda nuestra trayectoria hemos estado realizando, por lo que podemos llevar con orgullo la palabra rural no solo por el hecho de estar en un pueblo de 400 habitantes. Por eso, nuestro lema ha sido siempre el de «el camping Amaido es algo diferente, ven a conocerlo» y el que lo ha conocido, siempre ha vuelto…

yolanda-amaido-¿Y cómo has conseguido hacer visible un camping de interior en una zona, hasta hace bien poco, casi desconocida desde el punto de vista turístico como es la comarca Oscos-Eo?

– No ha sido nada fácil, a base de tesón y mucho trabajo. Y es que, además de lo que ya he contado, me convertí también en oficina de turismo: intento dar toda la información posible (local, de la comarca OscoEo y la Mariña Lucense, descubrir cada año nuevas rutas, lugares mágicos, ferias…). Además, intento aportar un trato personalizado y familiar, unirme a las Asociaciones del Sector y trabajar en unión con los compañeros de la zona, asistir a ferias y eventos donde dar a conocer el proyecto…

-Y todo eso te ha llevado a tener una fidelización con los clientes…

-Sí. Yo hablo de la gran familia de Amaido, que poco a poco hemos ido aumentando generación tras generación. Este año mi gran ilusión ha sido ver cómo niños clientes volvían al camping con sus parejas o amigos para enseñarles Amaido, donde pasaban de críos sus vacaciones y como disfrutaban con la granja. Eso es motivador, y algunos, ya con sus hijos, vuelven a Amaido, a su pueblo, para que experimenten lo que ellos vivieron de niños.

-Eres propietaria, gerente y un poco la “chica para todo” en un camping pequeño pero que exige el mismo servicio al cliente que uno mediano o grande, ¿tus días tienen más de 24 horas?

– Siempre he dicho que soy una todoterreno, que me adapto a todo, pero eso es bueno y malo… no hay término medio. Si me dicen todo que haría cuando decidí quedarme, no me lo creería, creo que saldría corriendo pero, aun así, no me arrepiento. El día no me da para nada, ni en temporada baja ni alta, si el día tuviera más horas ya buscaríamos en qué llenarlas, pero también es cierto que ahora intento poder disfrutar algo más de la vida, aunque sea pequeñas dosis.

-Y es que, además, regentas una casona rural en el mismo espacio, eres miembro de la Junta directiva de los Campings de Asturias, madre de tres hijos y a menudo te vemos también detrás de los fogones o preparando los desayunos de tus huéspedes, creo que ahora te podemos definir como “superwoman”, ¿llevas capa de heroína?

-Ja, ja…. Hay muchas “superwoman “ hoy en día. A nuestra generación nos ha tocado conciliar, vida familiar, vida laboral, vida personal… Pero va en la capacidad de cada una, de las ganas de remar hacia adelante, de trabajar, de establecerte objetivos e intentar superarte cada día con los obstáculos y acontecimientos que se te pongan en el camino.

-¿Es el trato directo con el cliente lo que más te gusta?

-Sí. Es lo que más me gusta y uno de los factores de éxito del camping Amaido, y hoy en día cada vez se está perdiendo en las ciudades. El levantarse por las mañanas, dar los buenos días, que el cliente te cuente su experiencia del día, el poder interactuar con los niños en la granja, darles algo de libertad que hoy en día carecen y verlos jugar, sonreír y marcharse llorando porque quieren quedarse en Amaido… para mi eso es haber conseguido mi objetivo y si, además, cuando estamos en la granja me llaman «maestra» ya es el premio gordo.

-¿Qué significa para ti el Día Internacional de la Mujer?

-Para mí es un día cualquiera, todos los días son el día de la Mujer no deberíamos olvidarlo. No soy partidaria de poner nombres a los días no deberían recodárnoslo, todos los días deberíamos tenerlo presente.

-¿Te has sentido menospreciada o infravalorada alguna vez en este sector por el hecho de ser mujer?

-He venido de una generación en la que chicos y chicas estábamos separados, pero he visto a mis hijos educarse ya desde pequeños en clase mixtas, y las mentalidades de antes a las de ahora han cambiado. No es que me sintiera menospreciada o infravalorada, pero he tenido la sensación de ir a contracorriente, de superar obstáculos y demostrar de que puedes hacerlo.

-¿Y cuál crees que es el mayor reto de ser mujer en estos tiempos?

-Poder tener tiempo para una misma y, si llegas a conseguirlo, que te lo valoren como algo necesario para tu bienestar y realización. Como ya he dicho, nos ha tocado conciliar la vida familiar, laboral y personal.

-Tienes dos hijos y una hija adolescente, ¿qué consejos le darías como “mujer del futuro”?

-Que siempre sea ella misma, con sus ideales, su espacio personal y que sea feliz con sus decisiones.

yolanda-alzuYolanda Alzu de cerca:

  • Una afición: actualmente montaña, remo, la fotografía (siempre estoy detrás de la cámara) y viajar
  • Un lugar para vivir: en contacto con la naturaleza
  • Un paisaje: Picos de Europa y el Eo
  • Un momento de tu vida: hay muchos personales, familiares, profesionales, deportivos… un cóctel de todos ellos
  • Un plato a probar en el restaurante del camping: cualquiera hecho con productos de la huerta
  • Una mujer a la que admires:  ninguna en especial, admiro a todas que, por su esfuerzo, tenacidad siguen remando hacia adelante, sin mirar atrás en cualquier campo, hay muchas mujeres en el anonimato que son merecedoras de mi admiración.
  • Un deseo para este año: sonrisas y volver a una estabilidad

 

agnes-coll

agnes-collNació en 1973 y es hija de una pionera en el mundo del camping (su madre, Ana Isern regentó el camping L’Amfora en la Costa Brava durante muchos años, del que era propietaria junto a su marido, Pierre Coll). Desde niña sus padres le inculcaron en el valor del trabajo y empezó a hacer sus pinitos en el negocio cuando tenía solo 16 años durante los veranos: recepción, bar, restaurante, compras… A los 18 años se fue a Girona a estudiar Turismo y los veranos seguía trabajando en el camping o en la agencia de viajes que su padre tenía en La Jonquera. Al terminar la carrera se fue a Lausanne (Suiza) a cursar Hotelería y después hizo prácticas en Suiza, Luxemburgo y Francia (limpieza, recepción y recursos humanos)  y trabajó unos años en la hotelería tradicional como jefe de recepción, reservas y conserjería en Cannes (Francia). Hablamos con Agnes Coll, gerente desde hace casi dos décadas del camping Turiscampo, en el Algarve portugués. Una mujer independiente, que habla fluidamente varios idiomas, y que se convierte en nuestra protagonista de hoy en este homenaje a la mujer del camping.

– ¿Qué es lo que más te llama la atención del mundo del camping?

-Lo que más me interesa y me llama la atención es la diversidad y la creatividad del trabajo: tenemos que ser arquitectos, ingenieros, financieros, artistas, psicólogos y nunca olvidarnos que nuestra esencia es el cliente.

Agnes y Pierre– En 2003 tu familia adquirió el camping Turiscampo y allí te fuiste con tu hermana. ¿Cómo fue tu llegada a Portugal tras haber vivido en Francia y España?

-Fue un desembarque radical. Llegamos a mitad de junio, ya teníamos la temporada encima con poco conocimiento del terreno, del cliente, del producto, de nuestros colaboradores, de las leyes, las costumbres y también del idioma, aunque eso fue lo de menos.

– ¿Cómo era Turiscampo en ese momento y cómo es hoy día?

-Turiscampo era un camping con potencial pero colgado en el tiempo. “La prehistoria y la Edad Moderna”, así lo definiría yo. Había cinco empleados en invierno y a día de hoy tenemos 80 en temporada baja. Cuando compramos el camping, los mobil-homes que había instalados tenían 30 años (¡los mismos que yo en ese momento, nunca lo olvidaré!). No había ordenadores, ni tenían web, ni organigama, ni control… En realidad había muy poquita cosa profesional. Lo que tenía de bueno es que estaba abierto todo el año y localizado en el Algarve, un lugar de paso y con potencial, que fue lo que vieron mis padres. Como ellos decían, aunque no nos conozca nadie el primer año, piensa que estamos en una carretera nacional, es decir, que casi todo el que visite el Algarve y quiera ir a Sagres (el punto más occidental de Europa) nos verá. En realidad nos trasladamos de una punta a otra de la Península Ibérica, del Cap de Creus a Sagres. Por eso, la primera obra que se hizo fue cambiar la entrada.

familia Coll-Un camping familiar en el que ya desde el primer momento tú te conviertes en la cara visible, ¿cómo has llevado y llevas esa dosis de responsabilidad y cuál es el papel del resto de la familia en el negocio?

-La responsabilidad la tenemos todos, mis hermanos y yo lo debemos todo a mis padres que confiaron en nosotros y nos dejaron “ manejar la empresa». Tenemos mucha suerte, porque al tener a unos padres muy emprendedores, están siempre a nuestro lado y listos a investir en el progreso. Tengo la suerte de estar al frente del camping y agradezco a toda mi familia de confiar en mí. Claro que es una responsabilidad pero, sobre todo, un gran orgullo. Nos apoyamos todos, nos ayudamos todos, todos ponemos ideas y las defendemos cuando se tienen que defender, pero siempre pesará más el interés familiar.

– ¿Te has encontrado en algún momento de tu carrera profesional alguna traba por el hecho de ser mujer?

-Sí, sobre todo en la hotelería tradicional. Al ser jefe de recepción y tener que trabajar con algunos países y mercados, no querían «hacer negocios” con una mujer.  Y al llegar a Portugal, muchos hombres no me veían como gerente del camping, me preguntaba siempre dónde estaba el jefe, el padre o el marido…

– ¿Y qué significa para ti el Día Internacional de la Mujer?

-Un día en el que se reconoce la lucha de las mujeres por ser reconocidas como tales, por ser tratadas al igual que el hombre, por el derecho de voto, el derecho al aborto, el derecho a tener cualquier lugar de trabajo igual al hombre, “ igualdad de sexo “. Un día muy importante, un día que tenemos que llevar con orgullo, por todas estas mujeres que lucharon por nosotras, un día bonito y conmemorativo.

Ana Isern y Agnes Coll– ¿Quién ha sido la mujer que más te ha inspirado en la vida?

-Simone de Beauvoir, y la primera de todas, mi madre, Ana.

– ¿Qué retos tienes pendientes en el terreno profesional?

-Muchos aún. Continuar la obra que con tanto orgullo mi familia ha creado, “terminar lo interminable”, o sea, la modernización de Turiscampo,. Y es que un camping nunca se termina. Y, sin duda, continuar luchando para que el mundo del camping en Portugal sea mejor valorado, que se vea como un negocio hecho con la misma profesionalidad que la hotelería tradicional, como un “ hotel al aire libre”.

-¿Y en el personal?

-Mi trabajo en el camping es una de mis pasiones en la vida, por esto se me hace difícil hablar de vida personal y profesional por separado, sobre todo cuando el negocio es de familia. Supongo que, como he dicho, continuar creando cosas bonitas en el camping, tener un poquito más de tiempo para viajar y leer y compartirlo con mi marido, familia y amigos.

Agnes Coll de cerca:

  • Un lugar para vivir: El Algarve, Catalunya y Florida (USA)
  • El idioma en el que sueñas: catalán
  • Una persona muy especial: mi marido, Jorge, pero también, mis padres (Ana y Pierre), mis hermanos (François y Cathy) y mi mejor amiga, Cathy.
  • Una canción: el Fado “ Gente da minha terra“ cantado por Mariza.
  • Un momento de tu vida: la primera vez que nos dieron el Superplatz
  • Una prenda de ropa: una americana
  • Un perfume: Coco Mademoiselle, de Chanel
  • Un deseo para este año: salud, clientes contentos y poder viajar.

Eva-Fornols

Eva-FornolsNo viene de una familia de empresarios de camping, pero se inició profesionalmente en el sector hace más de dos décadas y ya no se ha desvinculado de este mundo. Con 40 años, esta catalana nacida en Olot (Girona) y afincada en Menorca desde 2018, ha pasado del mundo comercial al empresarial gracias a su trabajo constante y responsable y al entusiasmo que muestra tanto en su vida personal como profesional. Hablamos de Eva Fornols Mateo, licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas y, en estos momentos, responsable comercial y de recepción y co-gestora junto a su pareja del camping Son Bou en Menorca.

Con Eva iniciamos una serie de entrevistas a la nueva generación de mujeres del sector del camping en nuestro país. Desde hoy y, en el marco del Día de la Mujer que se celebra el próximo 8 de marzo, cada día conoceremos a una emprendedora de éxito en el sector del camping en España.

Eva Fornols camping

-¿Cómo recuerdas tu entrada y tu primera etapa en el sector del camping hace ya más de dos décadas?

-La recuerdo con mucho cariño. Todo empezó en la feria del Caravaning de Barcelona. Tengo presente, como si fuera ayer, cuando Ignacio Rojas me ofreció trabajar de forma permanente en Ediciones Peldaño.  Yo tendría 19-20 años, era muy joven, pero él confió en mí y me propuso ser la representante e Imagen de la empresa para el sector en Catalunya.

Fue una época que me enriqueció mucho. Visitaba todos los campings y áreas de caravaning de Catalunya; conocí a la mayoría de empresarios del sector; organizábamos y participábamos en las ferias más importantes del camping-caravaning a nivel nacional e internacional…

– Y tras cinco años como comercial de publicidad pasas a ser coordinadora del sector camping en una empresa fabricante de bungalows, ¿cómo fue el cambio y esa nueva etapa?

-La vida son etapas y yo sentía que, a pesar de estar muy a gusto en Peldaño, necesitaba pasar página, pero no quería cambiar de sector. El mundo del camping me había marcado y, creo, para siempre. Me salió la oportunidad de trabajar para una empresa conocida fabricante de bungalows: Eurobungalow. Esto me permitía seguir con mi rutina habitual de visitar campings y tratar con sus directores o propietarios que, en muchos casos, ya se habían convertido en amigos.

Fue una época de cambio donde el sector empezó a invertir en alojamientos. Por eso, y a pesar de existir una venta (era comercial) la relación con los clientes se basaba en la confianza y el respeto, era una relación de beneficio mutuo, que me permitía aprender a diario y evolucionar tanto a mí como a la empresa de sus constantes feedbacks, hasta convertirse en fieles compradores del producto.

– Y de ahí a una labor diferente: dejas Catalunya y te mudas a Alicante como responsable comercial de uno de los grandes campings de España… ¿qué tal el paso a estar al otro lado del negocio?

– Para mí fue un gran cambio dejar mi Catalunya querida y mudarme a Alicante, donde todo era nuevo. Yo había vivido el sector como proveedora pero, como bien dices, estar al otro lado del negocio es mucho más apasionante. Viví la construcción y apertura de Marjal Costa Blanca, y tuve el reto de comercializar y llenar el camping más grande de Europa abierto todo el año. La verdad es que aprendí muchísimo. Todo lo viví con mucha pasión, cogí experiencia y poco a poco me consolidé durante siete años en Alicante. Por eso siempre agradezco la oportunidad que se me dio de poder dirigir la comercialización de los dos campings Marjal que hoy día son Alannia Resorts.

GERENTES CAMPINGSONBOU– Y ya te tiras a la piscina y en 2018, con tu pareja, apuestas por llevar un negocio y os convertís en gerentes o parte de la nueva etapa del camping Son Bou, de la cadena Yelloh Village. Cuéntame cómo ha sido este salto a las islas y esta nueva responsabilidad.

-Nunca mejor dicho, lo dejamos todo e hicimos un cambio radical en nuestras vidas. La familia se mudó al completo, era el mejor momento ya que nuestra hija era aun pequeña y no iba a notar el cambio. Y qué decir de Menorca… es una isla mágica, acogedora, única para criar a un hijo. Donde se respira paz, sencillez armonía y tranquilidad. ¿Qué mejor sitio para aterrizar todo lo aprendido?

Y es que la oportunidad de gestionar el Camping Son Bou es apasionante. Es un camping pequeño y familiar, miembro de Yelloh Village. Personalmente, teniendo experiencia en gestión comercial, es un lujo poder compartir conocimiento e ir de la mano de la cadena de campings más potente y mejor valorada en Europa.

– ¿Habías pensado en algún momento en llegar al puesto y al lugar en el que estás hoy?

-La verdad, sí. De joven cuando visitaba campings y veía parejas y familias que gestionaban campings, pensaba, ¿por qué no puedo hacer yo lo mismo? Es un trabajo sacrificado, le dedicas muchísimas horas, pero es un trabajo agradecido. Hacer feliz a la gente no tiene precio.

Eva-Fornols– Entonces… si lo piensas, ¿qué significa la palabra “camping” en tu vida?

– Mi vida es el camping. A nivel personal, desde los dos años soy campista. Los mejores recuerdos de mi infancia han sucedido en un camping, y hoy en día mi familia sigue teniendo una caravana en un camping de la Costa Brava. Además, en cuanto tengo oportunidad viajo en autocaravana. De hecho, mis últimas vacaciones en familia han sido un tour en autocaravana por Francia, visitando Alsacia y sus mercadillos navideños, Eurosdisney, París…

Y para rematarlo, como he ido contando, me dedico desde mis inicios laborales al sector del camping. Así que, día de hoy, para mi la palabra camping a nivel laboral significa:

C: Comprometidos

A:  Anfitriones extraordinarios

M: Magnificas Sonrisas

P: Profesionales

I: Insulares

N:  Nobles

G:  Gran equipo

– Cambiando de tercio… ¿qué significa para ti el Día Internacional de la Mujer?

-Es una fecha para la reflexión. Es imprescindible reivindicar y visibilizar la lucha de las mujeres por nuestros derechos, aunque no debemos olvidar que el camino hacia la igualdad es aún largo.

Eva-Fornols– ¿Quién ha sido la mujer que más te ha inspirado en la vida?

– Sin duda, mi madre. Ejerce de madre y amiga, siempre hemos confiado una en la otra. Ha creído y cree en mí y me ha apoyado día día en mis decisiones y me sigue apoyando día a día para que logre mis objetivos. Pensar en mi madre me inspira profundamente en cada aspecto de mi vida.

– ¿Te has sentido menospreciada o infravalorada alguna vez en este sector por el hecho de ser mujer?

No, no me he sentido menospreciada, pero cabe decir que he vivido experiencias en donde siguen existiendo algunos prejuicios de género.

-¿Por ejemplo?

-Brecha salarial: dos trabajadores idénticamente productivos reciben compensaciones diferentes únicamente por cuenta de su sexo.

-¿Y cuál crees que es el mayor reto de ser mujer en estos tiempos?

-El de conciliar vida laboral y vida familiar. Hemos avanzado y ganado visibilidad, presencia, mayor igualdad de derechos… pero eso no ha significado que hayamos abandonado nuestras responsabilidades en el ámbito privado. Por tanto, acumulamos responsabilidades, retos y desafíos.

– Tienes una hija aún pequeña pero, ¿qué consejos le darías como “mujer del futuro”?

-Que sea una mujer trabajadora, sincera y que confíe en ella misma. Que se convierta en una mujer con personalidad, valiente y decidida.

 

Eva Fornols de cerca:

  • Tus aficiones: hacer deporte y viajar
  • Un lugar para vivir: Menorca
  • Una canción: «One», de Metálica
  • Un momento de tu vida: el nacimiento de Ona (mi hija)
  • El mejor viaje que has hecho: Islandia en autocaravana
  • Un destino pendiente: Australia
  • Un deseo para este año: abrazar, besar y reir

Uso de cookies

Ediciones Peldaño, en cumplimiento del Reglamento (UE) 2016/679 General de Protección de Datos, le informa del uso en este sitio web de cookies propias y de terceros para mejorar nuestros, la experiencia del usuario, los servicios prestado y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que rechaza el uso de cookies, pudiendo producirse errores de navegación o problemas de visualización de determinados contenidos. Para más información, consulte previamente nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies